Jornada de presentación del A400M.

A las ocho de la mañana se realizó la recogida de acreditaciones y minutos después despegamos en un CN295 desde la Base Aérea de Getafe hacia la Base Aérea de Zaragoza, siendo la duración del vuelo unos 50 minutos.

El primer contacto fue con el Jefe de la División de Logística del Estado Mayor del Aire, general de brigada José Luis Pardo que dio una visión de la Unidad del Ala 31, que cuenta con dos escuadrones el 311 para transporte y 312 para reabastecimiento en vuelo, siendo conocidos como “Dumbos” por el elefante que aparece en sus escudos, siendo elegido este animal por su capacidad de trabajo y de carga, resumiendo perfectamente su capacidad con su lema “los que sea, donde sea, cuando sea”. El General mostró el trabajo diario, las misiones a las que ha asistido tanto a nivel nacional como internacional, poniendo especial hincapié en las humanitarias.

La llegada de este avión a la Unidad ha significado la preparación de un plan de implantación tanto a nivel del personal, con formación de dos tripulaciones, más personal de mantenimiento para revisiones y reparaciones, así como personal de carga, como nivel de las infraestructuras, construyendo dos modernos hangares nuevos y realizando mejoras en los viejos, los cuales ahora tienen capacidad para dos aviones A400, aunque por motivo de altura no pueden ser levantados por gatos. Así mismo están realizando obrar en la zona de aparcamiento y accesos a las pistas para rotación de aviones.

A continuación, y tras un pequeño ágape, fuimos a la pista donde se encontraban los tres aviones que actualmente el Ejército del Aire utilizados para trasporte bien de tropas, bien de carga, comprobando claramente sus tres tamaños, el T21 nombre comercial CN295, el T10 conocido como Hércules y al que sustituye la última adquisición del Ejército del Aire, A400M con nomenclatura militar T23.

Allí, el Coronel Andrés Gamboa de la Calle, Jefe del Ala 31  presentó la primera aeronave A400M, con denominación militar T23-01, que se incorporó a la Unidad Ala 31 con fecha 1 de diciembre de 2016. Acaban de cumplir ahora los 6 meses de operación, ha tenido su primera revisión del avión y ya tiene realizadas 100 horas de vuelo, alguna de ellas en el pasado desfile militar del día de las Fuerzas Armadas celebrado en Guadalajara. Actualmente cuenta con dos tripulaciones operativas y está en un primer enfoque de vuelo logístico de trasporte de carga, con el paso del tiempo se irán añadiendo el resto de capacidades operativas, para lo que cuentan en la Base con un equipo de soporte de la empresa Airbus, más un piloto y un supervisor de carga de dicha industria.

En este momento la Unidad se encuentra en la fase de acoplamiento con el avión con vuelo logístico y de carga. La entrega de la aeronave fue un sistema integral, esto es que además del propio aparato, se entregó el sistema de mantenimiento, todos los sistemas que lleva de gestión de carga, los sistemas de operación  etc. Esto requiere una coordinación para que las misiones se realicen con buen fin, de forma segura, que el avión reciba un mantenimiento rápido para volver a estar operativo en el mínimo tiempo posible etc. y por eso es tan importante un buen adiestramiento, con el paso del tiempo se irá evolucionando y los pilotos serán instruidos en la parte táctica según se vayan aumentando las capacidades del avión.

Entre esas capacidades se encuentra acoplar el sistema de armamento que actualmente no tiene pero que sí está previsto y que constará de sistema contra misiles radarico y alertador de amenazas. Otra de las capacidades, pero esta vendrá con la entrega del segundo avión a la Unidad prevista para finales de este año, serán los PODS de reabastecimiento en vuelo, tanto para avión como para helicóptero.

El coronel Gamboa, sobre el pequeño problema que había a la entrega del avión con las cajas de engranajes, informó que estaba completamente resuelto ya que era algo previsto cuando se realizó la recepción del T23, y en la propia Unidad con personal de Airbus se cambiaron, sirviendo además esto al personal mecánico del avión para coger experiencia.

Así mismo todavía hay un problema que se está estudiando y es para el lanzamiento de paracaidistas de manera simultánea por las dos puertas laterales no se puede realizar, ya que los paracaidistas se encuentren en la cola del avión por cuestión aerodinámica del mismo, así que se está estudiando cómo cambiar el flujo detrás del avión, si bien actualmente de forma individual se están realizando lanzamientos sin pega alguna.

En cuanto a la capacidad de carga del avión, nos indicaron que puede trasportar hasta nueve pallets, los que serían unas 37 toneladas, para hacernos una idea de dimensiones puede trasportar dos carros de combate o dos helicópteros, siempre con la palabra famosa en aviación “depende”. Respecto a personal puede llevar hasta 116 paracaidista con material completo. En comparación con el Hércules, avión de carga al que va a sustituir poco a poco, podría decirse que es dos veces un hércules tanto en autonomía, como en capacidad de carga y como en alcance. Esto significa un ahorro en tiempo y en dinero, ya que cuando antes había que realizar dos viajes, ahora vale con uno, cuando antes había que realizar paradas, ahora se viaja de seguido etc.

“Esta primera unidad llegó con algunos problemas –explicó el coronel Campos- siendo necesario cambiar la caja de engranajes del motor, por ejemplo, aunque una vez realizado el avión se encuentra al cien por cien”

El primer gran viaje ha sido a Méjico con motivo de las FAMEX-17, (Feria Aeroespacial), realizando el vuelo directo desde Zaragoza a Washington en 9.50 horas por la tripulación compuesta por el Cmte. Trueba, jefe escuadrón, y el capitán Guerrero. El A400 fue visitado por el presidente de Méjico y tuvo una gran aceptación, siendo una de las revelaciones más importantes dentro de la feria.

Finalmente se realizó un vuelo en el A400, pudiendo tomar vistas del mismo desde un CN295